domingo, 28 de noviembre de 2010

Diario Delhirio · Capítulo 6: Del amor y otros lugares

· Capítulo 6: Del amor y otros lugares ·

10 de noviembre de 2010
[*]

En el cuadro de la ciudad todos los elementos están en armonía: el perro correteando, alrededor del mendigo, la gente riendo, los pájaros volando, nosotros paseando. Nada hay exclusivo o excluyente, y tampoco suena música triste de violines. No sé si expreso esto bien: aquí esta estampa es lo normal, es algo cotidiano. Todo forma parte de un todo en el que nada importa más que nada, todo importa.
[*]
Es verdad que amamos, no es falso, los mundos que allí se inventan son frágiles, y las personas más, pero el tiempo cicatriza todas las muertes, todos los huecos, y podemos mirar el reflejo y decir: "estoy".

11 de noviembre de 2010
[*]

Ali relata: "Érase una vez un rey que se enamora de una mujer venida de tierras lejanas. Amor a primera vista. Se casan, tienen muchos hijos, y por el nacimiento del catorceavo la reina muere. Tenía 19 años. El rey, abrumado, abandona su vida palaciega y dedica el resto de sus días a la construcción de un gran monumento de mármol blanco para su reina. 20 años y 20.000 trabajadores después la obra está terminada: el Taj Mahal, a las afueras de la ciudad de Agra, a la orilla del río. Todo el conjunto es simétrico, y el colosal mausoleo sólo servirá para albergar la tumba de su amada, nada más.
Pero la tristeza no se va y el rey decide construir otro complejo para sí mismo, en la otra orilla del río y manteniendo la simetría, con una única variación: su mausoleo será de color negro. Su hijo, al subir al trono, detiene sabiamente las obras y hace recapacitar a su padre: "Has empleado mucho tiempo y mucho dinero público en homenajear la memoria de tu reina. Las arcas están vacías". A su muerte, el rey es enterrado al lado de su esposa, y permanecen juntos desde hace más de 300 años".
Taj Mahal. El mayor monumento al amor. Pero el amor ya no mueve el mundo como antes.

12 de noviembre de 2010
[*]

¿Qué nos separa? ¿Qué nos diferencia? Estudia. Piensa. Todo se remonta al origen y el origen es común. ¿Por qué ya no?
[*]
¿Qué cambiamos cuando nos acarician?
[*]
Me va a dar mucha pena irme. Aquí me he encontrado lo mejor y lo peor del ser humano.

13 de noviembre de 2010
[*]
India es un pueblo muy pacífico, no he visto ni un solo gesto de hostilidad, ni hacia nosotros ni entre ellos. Por lo general, los indios son serviciales, humildes, agradecidos y extremadamente educados.
[*]
Lo que vivimos estos días, lo que sentimos aquí, ¿cómo contarlo sin quedar pobre? Ha sido un viaje apasionante. ¿Pero sabéis qué es lo peor y lo mejor? Algo que nos decían los propios indios: Delhi no representa India, la verdadera India está tierra adentro, en los pueblos.
[10:40]
India llora nuestra marcha, al llegar al aeropuerto se pone a llover: 'La llegada del mal tiempo'. Eso nos retiene cuatro horas, lo que provoca perder el vuelo de conexión en Londres, tener que pasar la noche allí y llegar a Madrid el domingo por la mañana.




Taj Mahal / Calle de Agra


He sido muy feliz en India. Me ha removido mucho también, pero me alegro que así haya sido. Me he sentido muy vivo. Y es que India, al final, ni diarreas ni malarias, lo único que nos contagió fue su vitalidad.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Diario Delhirio · Capítulo 5: '¿Para qué sirve la poesía?'

· Capítulo 5: '¿Para qué sirve la poesía?'

9 de noviembre de 2010
[*]
Mañana tranquila. Desayuno en el hotel. La tele es casi tan delirante como la ciudad: de noche Bollywood, de día videoclips de reggaeton indio.
[*]
Internet en el Cervantes. Subhro nos destapa la pequeña estafa del taxista que traiciona a su agencia por ganarse 1400 rupias (menos de 25 euros). Comida en Pizza Hut, los camareros nos van conociendo ya y nos dan un trato más cercano.
[*]
Complicaciones lingüísticas a la hora de la siesta. Nos mudamos de habitación y "if you want put the two beds together...". Confirmadas nuestras sospechas: creen que somos gays.
[*]
Ángel repasa la conferencia y yo me voy con Subhro. Me presenta a Merce y Miriam, asturiana y mañica, profesoras de español en India. Viene Guinda, vamos con ellas a tomar un café, nos cuentan sus experiencias. Es muy enriquecedor conocer a alguien que opta por ponerse 'del otro lado', por ser inmigrante en un país extraño, los raros en un mundo desconocido.
Los indios nos miran como nosotros hemos mirado en España a otros muchas veces, ¿miedo? ¿curiosidad? pero no odio.
[*]
A las 18:30 h. conferencia '¿Para qué sirve la poesía?' Manifiesto. Poética. Lectura.', por Ángel Guinda. Presentan Òscar Pujol, director del Cervantes, y Subhro Bandyopadhyay, poeta. Proyecciones: la nueva versión de "Entrevista a mí mismo" y todos los videopoemas de Leónidas Martín (podéis verlos aquí, por la parte inferior). Bastante público, no deja de sorprenderme el interés de tantos indios por aprender español cuando ni la mitad de españoles aprenderían hindi. Al final, ronda de preguntas: cómo adaptar la poesía a la enseñanza, opinión sobre la poesía contemporánea. Me emociona un alumno, Abhimanyu, que comenta si en la "Entrevista..." la parte del periodista es 'la cabeza' y la parte del poeta es 'el corazón'. Definitivamente los ojos de India tienen una visión diferente.
[*]
Recorrido nocturno en auto-rikshaw por toda la ciudad, grandes avenidas, barrios pobres (eso sigue ahí). Los conductores indios también se quedan del estado de la calzada: "Look the road... bad government!!"
Me estoy enganchando a estas máquinas, menudo subidón, la velocidad, los esquivamientos por milímetros, conducir peinando la raya, las curvas (rectas)... ¡y vacas! por fin vemos vacas por la calle en India, ¡y los cláxones! no paran, no dejan de pitar ni de noche, en India los bebés deben de nacer con un claxon debajo del brazo.


Guinda en la conferencia / Vaca por la calle


(Continuará...)

jueves, 25 de noviembre de 2010

El presente de la poesía, según Ángel Guinda

Extraigo estas certeras palabras de la conferencia de Ángel Guinda El devenir de la poesía aragonesa, su presente y ¿su futuro?, pronunciada ayer por la tarde en la Biblioteca de Aragón:

"Expresarse es vivir. Los poetas actuales, felizmente, viven y se expresan con una libertad e inmediatez extraordinarias. En tiempos veloces, confusos y agitados como los que nos corresponde vivir, al igual que toda lectura aguda y crítica debe ser una reescritura, escribir debe ser un leerse después de desleer. Y escribir debe ser cribar: volver y volver sobre lo expresado hasta conseguir transmitirlo de forma personal, de espaldas a toda inercia mimetizadora o de clonación. Porque la poesía, además de intensidad frente a extensión, además de expresión mediante palabra de belleza y de música, debe ser comunicación, fundación del mejor yo posible, transformación -por poetización- del mundo, aspiración a lo inefable.


Hoy se escribe más teoría sobre la poesía que excelente poesía. Y tengo la sensación de que los jóvenes poetas, como base y bagaje cultural para su trabajo, se acercan más al ensayo literario que a las obras de creación de los grandes autores clásicos y contemporáneos.

En relación con lo que acabo de afirmar, varios peligros amenazan actualmente la capacidad creativa de los poetas en Aragón y en el resto de Comunidades. Uno de ellos es el bloqueo que les produce cierta dependencia teórica de la postmodernidad que, en materia artística, tanto ha defendido la "hibridación, la cultura popular, el descentramiento de la autoridad intelectual, la desconfianza en los grandes relatos", de una idea de la postmodernidad sesgada y nihilistamente interpretada, que les lleva a la consideración del "todo vale" cuando no del "todo vale para nada". La misma dependencia que tienen del pensamiento débil de Gianni Vattimo respecto a su valoración de la multiculturalidad; de Derrida, en su entrega a la desconstrucción; o de Anthony Giddens respecto al eclecticismo y la globalización; por citar solo a tres de los pensadores influyentes en las últimas generaciones.

*

Desde hace varias décadas la poesía épica escrita parece haberse volatilizado tras ser monopolizada vertiginosa y prosaicamente por los medios de comunicación.

En una etapa histórica como la actual, de continuas, rápidas transformaciones y avances tecnológicos, pero fundamentalmente de progresiva y alarmante pérdida de identidad del individuo, la poesía lírica, la poesía del yo, nos muestra a sus autores atrapados en un extraño, inseguro y absurdo pudor ante el compromiso de transmitir y confesar al mundo las más íntimas, hondas, graves o trascendentes verdades y preocupaciones de su propio mundo. La inercia de esta actitud, no exenta de pasotismo derrotista o indiferencia temeraria, les lleva a enmascarase de banalidad, de un halo de intrascendencia que está perfilando una preocupante aura de mediocridad.

Debido a esa vertiginosa inmediatez, acentuada por la capacidad instantánea de publicar a través de internet, está cuajando una verdadera generación bloguera. Y nuestros jóvenes poetas parecen instalados en una inquietante devastación de la nada, miran de reojo la tradición literaria y, en consecuencia, muestran cierto desánimo, si no claudicación, ante el reto de la originalidad (como reconocimiento de los propios orígenes) y ante la necesaria profundidad exigente de un discurso filtrado desde la propia identidad, desde la más honda y serena reflexión sobre la misma: un discurso que debe estar encaminado a que su verdad particular alcance validez universal.

La poesía lírica tiene que volver a mirar, más que nunca, al interior del individuo. Y cada individuo -el gran poeta más que nadie- debe encontrar, formar y afirmar su propia cosmovisión, en un acto libérrimo de reafirmación de su consciencia, de su conciencia, de sus personales pensamientos, deseos, sentimientos y emociones."

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Diario Delhirio · Capítulo 4: De la primera excursión

· Capítulo 4: De la primera excursión ·

8 de noviembre de 2010
[*]
No había ni pizca de miseria, ni de tristeza, no había signos de conciencia en la mirada de aquel niño, no tenía ni cuatro años y daba saltitos, bailaba descalzo, con un pijama mugriento a la entrada del Raj Ghat. Pero aquel niño era feliz, era puro, era la mirada más pura del mundo, la pobreza le parecía lo normal, porque la infelicidad viene cuando conoces cosas mejores y no las puedes tener, y él no conocía más de lo que tenía, y me clavó una mirada alegre, limpia, me clavó. No, no, este mundo no está bien. Tenemos que cambiar muchas cosas. Le doy 50 rupias, pero eso no cambia nada.
Dentro de unos años este niño habrá crecido, ya sabrá de qué va esto y recorrerá las calles monoteísta, no Ganesha ni Krishna, sólo Dinero le ayudará y sólo a él adorará. Pero aún no.
[*]
Habíamos contratado un taxi a través de una agencia para hacer un pequeño tour por la ciudad. Aunque al principio no me fiaba mucho, todo salió bien: India Gate, homenaje a los soldados caídos en guerras; Raj Ghat, la pira funeraria de Gandhi; y de repente, un callejón: "I show you an extra monument", nos bajan del coche y nos meten en una tienda. Ropa, joyas, instrumentos musicales, estatuillas... menudo "monumento extra".
Compramos algo por compromiso (yo, un ek tara) y nos vamos. Los comerciantes indios son honrados, insistentes y pícaros, pero finalmente honrados.
[*]
Red Fort cerrado, así que terminamos el tour en la Jama Masjid, la mezquita, y en las calles que la rodean: la gente, los puestos, la comida, las chabolas, la masificación, una muestra de la India profunda, la muestra más auténtica y más intensa que veremos en todo el viaje.
Al volver al hotel acordamos con el taxista el viaje a Agra para dentro de dos días.
[*]
Cenando en el Pizza Hut me siento extraño, después de todo lo que vimos por la tarde alrededor de la mezquita, aquí hay tanta gente sin problemas, tantoa adolescentes vistiendo de marca, luciendo móviles, tantas familias nucleares (aunque con la misma desgana que muchas occidentales: noto en la madre una mirada de "otra vez cenamos en el mismo sitio" y en el padre una de "otra vez ceno en el mismo sitio con los mismo... yo creo que me merezco un ascenso y una secretaria a mi cargo dispuesta a todo..."). Hay cosas que son iguales en todos lados.
[*]
No puedo dormir, son las 12 y media pero no paro de pensar en las imágenes del día, los niños, el bullicio, todo masificado, todo casi en ruinas, los olores, la gente, los niños. Guinda está soñando que entrevista a José Luis de la Vega y un mono se nos cuela en la habitación. Yo sigo oyendo la letanía de cláxones, velocidad, velocidad, la mente me corre a mil por hora. Además, la calle no se calla, aquí abajo están de obras, oigo un martillo mecánico y un camión cargando escombros. Delhi está tan desvelada como yo. Me pregunto cómo estarán ahora los niños de esta mañana.


LOS NIÑOS


(Continuará...)

lunes, 22 de noviembre de 2010

Diario Delhirio · Capítulo 3: Big Bang

· Capítulo 3: Big Bang ·

[*]
Por momentos miro lo que tengo alrededor, me paro y pienso "¿qué hago yo aquí?". Nunca me planteé venir a India, normalmente la mirada occidental nos empuja hacia Londres, París, New York, Roma... pero ¿qué se me había perdido en la India? Hasta que se me perdió un amigo.
Conocí al poeta Subhro Bandopadhyay el pasado abril, cuando fue a España a presentar su libro 'La ciudad leopardo', y conectamos desde el primer momento. Me interesó mucho su poesía y su historia, La Casa de las Flores y las cenas en McDonald's hicieron el resto.
Empecé a conocer India por sus palabras, ahora la estoy conociendo por mis ojos.
Siento que encontrarme con Subhro fue el comienzo de algo, pero todavía no sé de qué.
[*]
Delhi efervesce vida. No hay rincón sin habitar, desde los rascacielos lujosos a los edificios en ruinas, mires donde mires hay alguien, es un hervidero de humanidad, de una humanidad que permanece en contacto con la naturaleza, conviven con perros, monos, cabras, y mucha vegetación en la ciudad, se integran con las plantas, duermen en los troncos huecos de los árboles caídos, pero también corren, corren, corren, una sinfonía de pitidos, coches, buses, isocarros (unos taxis de aquí, llamados auto-rickshaws), conducen por donde quieren, cruzan por donde quieren, no hay normas, sólo el claxon, un caos organizado en el que tienes que participar o quedarte en el hotel, no hay más opciones.
[*]
Me están saliendo unas fotos caóticas y desordenadas, como la ciudad, pero no vengo a hacer fotos.
[*]
En India la propina estándar es de 20 rupias, por recados en el hotel, ayudas en la calle, etc, y aunque seas de fuera y no lo sepas, con la confianza lo sabrás: -"Teeeeeeeen??"
[*]
El hotel como refugio, el hotel es Occidente, aquí todo está bien, tranquilo, pero cuando salgamos ¿qué más sorpresas nos aguardarán en Delhi?


Auto-rickshaws / Integración con la naturaleza

(Continuará...)

sábado, 20 de noviembre de 2010

HOY HACE DOS AÑOS QUE VIMOS LA LUZ

Diario Delhirio · Capítulo 2: Contacto contraste

· Capítulo 2: Contacto contraste ·

[12:30]
¡¡Cómo huele India!! Nada más salir del aeropuerto, bofetón de humedad, incalculable humedad... pero algo más. Algo fuerte, picante. Atractivo pero inquietante.
Pájaros grandes, no nuestros gorrioncillos, se pasean ente piernas y coches sin miedo al hombre.
[13:05]
De camino al hotel en un taxi prepago: 320 rupias = 5,40 euros. 48 kilómetros de trayecto.
Todavía no me creo lo que veo.
Intuyo que la 'niebla' es una gran densidad en el ambiente, provocada por el alto nivel de humedad.
Cuatro en una moto. Claxon constante.
[14:15]
Llegada al hotel. Subhro por la espalda. Alegría. Acomodamos la habitación y visitamos el Instituto Cervantes: biblioteca Juan Ramón Jiménez, ordenadores, revistas, libros y DVDs. Té en el despacho de Subhro. Alumnos de español. Salimos a la calle. Todavía no me ubico. Atravesamos un mercadillo y comemos en un bufet. Sitio elegante y mucha gente bien.
[*]
Primera toma de contacto: insistentes vendedores ambulantes, comerciantes que te muestran primero su mercancía más cara (picas una vez, dos ya no), perros, monos que parecen perros, explosión de vida en la calle, mendicidad, en la repisa de una ventana baja, detrás de una moto, gente durmiendo, gente pidiendo, mujeres que persiguen, rodean, niños con la cara quemada, leprosos con las heridas abiertas, al aire, se las curan en el suelo, ungüentos y pomadas en sus pies a los pies de los vendedores y a nuestros pies que vamos de paso y pasamos pero no pasamos, no puedo pasar. Y por encima de todo los cláxones, siempre sonando, por todo pitando. Y por encima de todo el olor, la humedad, nos dijo Subhro que la neblina es causada por la humedad pero también y sobre todo por la contaminación, hay mucha y llueve poco, casi 15 millones de habitantes (registrados) en Delhi, con sus coches, sus motos, hacen esa niebla que otorga un color blanquecino, majestuoso y decadente, a toda la ciudad, a todas las cosas, a todos los indios, a toda esta vida.



Atardecer en Delhi / Hanuman Road


(Continuará...)

viernes, 19 de noviembre de 2010

Diario Delhirio · Capítulo 1: 61 bajo cero

Como viene siendo habitual en nuestros viajes, durante estos días en India fui llevando un 'diario de a bordo', el Diario Delhirio, donde anotamos momentos, impresiones y sentimientos. Es bastante extenso, serán seis capítulos que podréis ir viendo en los próximos días. Comenzamos.


· Capítulo 1: 61 bajo cero ·

4 de noviembre
de 2010
[13:30]

Catorce metros de ruedas me llevan del blanco y el azul al gris oscuro. Desde allí, dentro de dos días un avión me llevará al amarillo. ¿Lo será? Así lo imagino.

5 de noviembre de 2010
[01:50]

Mi versavice está jodido, pero sobrevivirá. Siempre lo hace. Y no desea no hacerlo, es más fuerte que su propio corazón.
Me acuerdo de la peli 'La última noche'. Es mi última noche, mañana salgo para India con Guinda. Una semana. Naranjas de espejo me rodean. Me hipnotizo con el Hypnotize y duermo...

6 de noviembre de 2010
[17:30]
Aeropuerto Madrid Barajas, tren lanzadera T4-T4S. Se oye: "Cerrando puertas. Tren en marcha. Por favor, manténganse sentados y agarrados a las barras". Instantaneoinstintivamente Guinda y yo hacemos el mismo gesto.
[17:48]
-"¿Quesera, qué será, del quesero, qué será?"
[19:15]
Como un orgasmo controlado, el éxtasis del despegue. Apasionante. La geografía a base de puntitos luminosos. Aún podemos tener fe en la humanidad: las montañas no sabemos quién las hizo, pero esas luces, este avión, el ser humano.
[Hora inconcreta]
'Patatas Spudnuckers. Ingredientes: patatas, aceite de girasol, sal marina. Mantener en lugar fresco y seco, alejado de luces brillantes, ladrones de patatas y olores fuertes'.
[21:10, Londres]
-"¡¡Baigorri!! Ah, no, Bulgari..."
[Cielo nocturno / 1]
Bienvenidos a la vida moderna: cada asiento tiene una pantalla interactiva con acceso a películas, videojuegos y sobre todo mucha música. Mientras escribo esto: Three imaginary boys, de The Cure. En auriculares de acompañan Blondie, Nirvana, Bowie, Lady Gaga, The XX, Queen. Única pega: no hay Leonard Cohen. Por cierto, el mando de todo esto es también un teléfono.
[Cielo nocturno / 2]
La irrealidad flotante (nunca mejor dicho) de ir en una casa de metal estrecha hanging on the telephone con Rihanna y Ryan Reynolds sirviéndote la cena.

7 de noviembre de 2010
[Cielo sobre Uzbekistán]
Amanece en la nave y el paisaje no puede ser más espectacular. La grandeza del desierto. Nieve sobre las montañas de arena infinita. No me puedo creer donde estoy. Fuera hace 61 grados bajo cero y yo soy fuego por dentro. El mundo es real, no lo inventan la tele ni los ordenadores, existe, la inmensidad, la belleza, aquí abajo vive gente, y existe, y aquí abajo están en guerra, existe, menos mentiras, más contemplación, no somos nadie ante semejante espectáculo, y a la vez somos DIOS por estar aquí arriba, viendo esto desde el cielo, donde ningún neandertal soñó estar, la humanidad es un desastre maravilloso.
[11:20]
Aterrizando. La luz en India es más blanca que amarilla. Seco, vegetación seca a los bordes de la pista. Muchas mariposas. Un grupo de ¿buitres? volando en círculos. Y sobre todo niebla, muy densa, no se ve nada más allá de 300 metros. Al fin nos detenemos. Por la ventanilla veo que empiezan a descargar las maletas. Salimos del avión, salimos a Delhi.

Nieve en el desierto

(Continuará...)

lunes, 15 de noviembre de 2010

'Entrevista a mí mismo' de Ángel Guinda



Nueva versión del videopoema Entrevista a mí mismo de Ángel Guinda.
Lo proyectamos por primera vez el pasado martes, antes de la conferencia '¿Para qué sirve la poesía? Manifiesto. Poética. Lectura.' en el Instituto Cervantes de Nueva Delhi (India).

martes, 9 de noviembre de 2010

viernes, 5 de noviembre de 2010

La revista Retranca 'secuestrada' por criticar la visita del Papa

''La visita del Papa costará 3 millones de euros' /
"Ni milagro de los panes y los peces, ni hostias!!! Yo hago que me lluevan billetes"

Un nuevo ejemplo de libertad de expresión: el último número de Retranca ha sido 'secuestrado' por su imprenta.
Retranca es una revista gallega de humor satírico, que lleva ya tres años en los kioscos, de manera independiente y sin subvenciones. En su número 28 (octubre-noviembre) iban a tratar como tema central la visita del Papa Benedicto XVI a Santiago de Compostela y el desembolso económico que acarreará a los ciudadanos, hasta que la Imprenta Jiménez Godoy, con sede en Murcia, se ha negado a entregar los ejemplares de la revista (ya impresos y listos para distribuir) alegando "desacuerdo moral con el contenido de la misma, los ataques al Papa y a la Iglesia".
A pesar de que en su día fue la propia Imprenta Jiménez Godoy la que contactó con Retranca para ofrecerse a imprimir su publicación, los responsables de Retranca ya han buscado con urgencia una nueva imprenta para que el número 'secuestrado' pueda estar en la calle cuanto antes, y planean emprender acciones legales contra la directiva de Jiménez Godoy.

martes, 2 de noviembre de 2010

+Fotos

Sin metáforas:
He encontrado tu número de teléfono apuntado en una caja de Adalgur
- relajante muscular -
Con mensaje:
Entra en Flickr, hay fotos nuevas:
Luigi, otra chica de pelo azul, el gato, el fuego y el miedo.