miércoles, 16 de septiembre de 2009

Un cadáver exquisito de Morais, Guinda y Francisco

Un cadáver exquisito de Morais, Guinda y Francisco, escuchando el sonido ambiente y gintoniceando rato después de ver a Cohen en Madrid el pasado sábado.

Hijo de puta, ahora te levantas y lo coges mientras Paulatina la pandora compra costo en el Bierzo pero estaba cerrado. Las huevas de caviar que traen los moros en el culo (sustancia culera) se reproducen otra vez mientras Leonard Cohen nos hace llorar porque Guadalupe La Bona no está nada bona.
(Intermedio para descubrir dónde está Jean-Paul Sartre, si en el CD o en el coche).
¿Esto es sólo para mí? No, yo soy fumadora y sin el casi, un poquito amariconada. Un cubano, The future, la tenía encinta desde el sofá. ¡Qué fuerte! ¿No? Comparado con Paco Ibáñez, Sharon Morrison era sueca. Has comprado una percha que no está en condiciones surrealistas en cantidad. De toda la ropa, detrás de la puerta, elijo mi cabeza. Me encantan todas, absolutamente todas, todas buenas, haciendo deberes, las hermanas de Morrison. ¿Cómo? Jaculatorio. Yo me meaba de la risa y todo a veces, alumnos sesudos son armas de doble filo. Marisol me dice le he pillado los testículos y él las tetas, que meterlas es otro tema. Venía a explorarme porque era mi tutor con el chocho al aire, psiquiátrico, psicológico, enfermo semental o te lo haces encima. Ver pelis porno vacila y traumatiza porque no piensas. Tengo erecciones tensas en cada presentación que comienza flipando, casado sexualmente, castrado por el sobaco, cómo funciona la juventud española. Qué puta tan extraña que nunca se baña. ¿Cómo lo llevas? Termina la columna que sí que vamos mamaos se hace más gordo el choco. Fumando un porrico yo en el suelo todo lleno de pelos. David en el pasillo se levanta entre diez coches de policía. Un manojo de vírgenes os adivinan algo que Guinda piensa: me apetece ponerme desde José Manuel parada parado en Iago entrando detrás. ¡Es mentira! Ofrezco que haya la posibilidad de un testigo. ¡Una mierda! Yo soy el testículo, de Jehová, alumnos, perdonad. Poder judicial. Ji ji ji. Ju ju heces que eran maricones porque no quiere ser francesa sino que melaponetiesa. Estoy hasta los cojones de desorinarme al llorar de tristeza menos que de risa, yo también soy feliz, aunque no puedo hablar por el carril de la izquierda con los pezoncitos chiquititos de Marlene Dietrichydelante jaulatinamente. Floro sin despecciones de hacienda con mierda dentro me concentro en echar japos y probarme la kippasanen. EPOC. Baudelaire huevos, se me acentúa la sensibilidad con la púa, la última sobrevive en Aragón arreglándose entre alternativas. El glande se hace ancho, faltaría uno, uno encima de otro. ¿Habéis probado el vodka auténtico de Cristina Aguilera? Salió de su lavativa de estómago, después de ponerse pedal con la lubricación homosexual.
Pero vamos, que a mí todo esto me resbala. Vamos, que a mí todo esto me vaca y oveja.
Qué bello.

3 comentarios:

Christina Aguilera dijo...

Mi vodka es cojonudo, mis cojones son de vodka.

Si, salió de mi lavativa de estómago.. pero peor sería si yo fuera una vaca: con 4 estómagos, con sus 4 lavativas tendríamos vodka hasta la eternidad.

Atentamente, Cristina la perra parda.

paula dijo...

no deberíais fumar tanto, que os lo digo yo...

Principinho dijo...

Paula, no deberíamos fumar tanto.. sin ti.

Asi que a vernos más, a fumarnos más, a todo más!